Paracord

Siempre llevo en mis escapadas y más si son mochileras el famoso Paracord, por qué? A parte de los usos básico de cualquier cuerda, como tender la ropa, montar un poncho vivac, reparar sujeciones de la mochila, etc. el Paracord tiene ciertas cualidades que lo hacen un buen aliado para nuestros viajes, como dureza y resistencia, recordemos que sus inicios fueron como parte de los paracaídas yankees durante la guerra, por lo que puedes darle otros usos más “peliculeros”.

Algunos de esos usos pueden ser para por ejemplo, encender fuego, ya que el hilo interno arde con bastante facilidad, la caza y la pesca, para crear un improvisado refugio etc. ya que depende de tu imaginación más que de sus capacidades.

En Tailandia lo usamos a menudo para tender la ropa, al igual que en Costa Rica, donde también lo utilizamos para remolcar una de las Bicicletas en Puerto Viejo o lanzar a tico (el peluche) al Puente de los Lagartos o como mango de un improvisado cuchillo hecho al afilar un trozo de concha.

Os prometo que corta. Al menos como para pelar un mango que fue su uso. Sin comentarios.

A la hora de trasportalo,  podéis hacerlo como cuerda sin más, o bien trenzadolo en el asa de la mochila, la reforzareis y llevaréis encima de tres a cinco metros de útil Paracord.



Hablando de mochila, no viene mal reforzar las cremalleras con un poco de paracord trenzado.

En las tiendas de supervivencia encontraréis pulseras hechas con paracord, pero también las podéis hacer vosotros mismos

maxresdefault

 

Spoiler: a partir de aquí es más vicio que necesidad.

Podéis ser más creativos y dar rienda suelta al “artista” que lleváis dentro. Yo me traje semillas, conchas, monedas, algun minidios de los últimos viajes.. y confeccione mis propios suvenirs.


Me arrimé a los artesanos del paseo marítimo de Puerto Viejo y saque muchas ideas, todo se pega dicen.

Y ahora lo mejor de todo, su precio.

3 pensamientos en “Paracord

  1. Pingback: Equipaje Camino del Norte | que la curiosidad me mate

  2. Pingback: Shemagh | que la curiosidad me mate

  3. Pingback: Equipaje para el Camino del Norte 2 | que la curiosidad me mate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s