de Santander a Santillana del Mar

Esta etapa me recordó mucho a aquella del año pasado que partía desde Bilbao. Inevitablemente al abandonar una gran urbe nos espera mucho asfalto, asfalto, y tuberías. Así es esa enorme hilera de tuberías de la empresa Solvay os perseguirán durante semanas, al menos en sueños, en el camino os acompañara unos kilómetros que se os harán eternos.

En este punto, y si volviese a hacer esta etapa, mi consejo es que el camino esta para disfrutarlo, tirar de metro, y no para medir el enorme diámetro de estos tubos, sino para acortar distancia.

Levantaros tranquilos, desayunar como reyes y coger el metro, convertir esta etapa “mata paisajes” de más de 40 kilómetros, en una etapa de descanso, bajaros del metro lo más cerca de la mentirosa, Santillana de Mar, ya sabes, que ni es santa, ni llana, ni tiene mar.

La guía Eroski te mandará a Queveda, pero no podéis dejar Santillana del Mar para verla de paso, ni se os ocurra, es uno de los municipios mas bellos que vi en mis 35 primaveras. Os podréis alojar en varios albergues, yo lo hice en uno que parecía un resort, espectacular. Si lo sé hemos venido a chupar polvo, pero polvo de calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s