Conclusiones Malasia

Huele a despedida, pero no lo es, soy de los que piensan que visitar dos veces el mismo país existiendo tantos otros por conocer no cuadra, simplemente por que la vida es demasiado corta. Pero este caso es bien distinto… eoooo Borneoo, si habéis oído bien la parte más salvaje (con permiso del negro de Negara) esta a un buen salto de las Torres Petronas, Y es que Malasia, forma parte de esa gran isla, si “gran”, concretamente la tercera isla más grande del mundo, repartiendose el terreno con Indonesía y Brunéi. Así que mientras siga coleteando, esta basta superficie isleña seguirá en mi punto de mira.

Una vez tenemos claro que no es un adiós, que nunca lo fue, y que nunca lo será, vamos con las conclusiones.

Pufff, Malasia ha sido lo más parecido a un “viaje de recién casados” que he tenido, no sólo por la compañía, me explico. Cuando viajas a el sureste asiático por primera vez normalmente se opta por un Tailandia, como hicimos nosotros unos años atrás, por seguridad, y por que todo el mundo ha ido y ha vuelto sin mayores complicaciones. Y es que Tailandia es una “cómoda” toma de contacto con el sudeste asiático, dada su entrega al turismo, poniendo para mi gusto demasiadas facilidades al este, pero no mimando la calidad del mismo, sino la cantidad. Malasia no sigue esa corriente.

De hecho cuando aterrizas en el KLIA lo primero que te llama la atención es que al menos en apariencia las autoridades malasias no ceden y que se toman muy en serio la ley que adoptó ya hace un tiempo atrás su soberano al convertirse al islám. Y en parte es así, dos mejicanos fueron condenados a muerte encontrandonos nosotros en la capital, pero seamos realistas, es más probable que te lleves un mal golpe de algún portero de discoteca en Kaoh San Road por pasarte con los “cubos” de ron a que cometas un delito en Malasía, siempre y cuando, claro está, optes por la inteligente idea de informarte sobre las leyes vigentes en el momento del viaje, básicamente, que se puede hacer y que no se puede hacer, parece evidente, pero en algunos casos no lo és, por ejemplo darle un beso a tu pareja en determinados sitios es contitutivo de hasta dos años de prisión.. que no cunda el pánico, sólo infórmate, y disfruta. Piensa que en este país conviven las principales religiones del mundo. Los malayos (raza más común) son obligados a convertirse a ser musulmanes, pero ciudadanos de origen chino e hindú conviven dando ejemplo al mundo de como religiones como la musulmana, pueden convivir con otras tan aparentemente distintas como la budista, taóista o la cristiana.

Pronto descubriras que Malasia si es Asia, al menos se asemeja bastante a la asía que cualquier mochilero que se precie espera encontrarse, menos prostituida al turismo y más autentica. Veras menos animales enjaulados, menos sponsors y menos ocio nocturno que en su vecina thai, cosa que agradeceras. No sólo es más autentico el país, también el turismo que encontraréis, coincidireis que en tailandia predominan los recien casados visa oro y los grupos de colegas made in brugal. En Malasia, a parte de valientes mochileros, encontraréis muchos, pero que muchos artistas nómadas, y eso, que queréis que os diga, a mi me chifla. Veréis la fauna en su entorno, sin cadenas al cuello, a lo CR, y conoceréis gente orgullosa y servicial que valora el turismo de calidad, sano y respetuoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s